23/5/11

FANTASIA.. ¿O REALIDAD?

No sólo un día, sino todos los días se le debe respetar a la mujer y ser consciente como tratamos a las mujeres en el trabajo, en casa y en todo momento. Se puede hablar muchos halagos, pero son los actos los que determinan nuestra educación y discriminación. No se puede hablar de madre cuando se violenta a una mujer, ni se puede hablar de amiga cuando se la denigra con propuestas indecentes. A las mujeres que trabajan en un campo puramente masculino..la admiración mas profunda, pues ellas saben cuánta discrimación existe.

2 comentarios:

Enka dijo...

Muy cierto, siempre se debe predicar con el ejemplo

Bongop dijo...

Muito bom post!
E com um actual e bom exemplo!

Abraço!